El Salvador en La Red 168

Navegando en el Web

Dirección en Internet: http://www.cortedecuentas.gob.sv
Publicada por: Corte de Cuentas de la República

La Corte de Cuentas fue creada en 1939 y entró en funcionamiento en enero de 1940. Desde entonces, viene desempeñando su función principal, plasmada en su misión: "Somos el Organismo Superior de Control del Estado, responsables de pronunciarnos profesional y éticamente sobre la legalidad, eficiencia, economía, efectividad y transparencia de la gestión pública y sus servidores...". En este sitio es posible encontrar Historia, Organización, Ambito de control, Normas Técnicas, la Memoria de labores, Documentación y Servicios, incluyendo la posibilidad de denunciar actos corruptos.

 

Conversaciones en Línea

Identidades múltiples

Hace algunos años estuvo en cartelera una película llamada "Sybil", en la que la actriz, Sally Field, hacía el papel de una persona que poseía múltiples personalidades. Lo que en Psicología Clínica es tratado como un desorden psíquico, en el ciberespacio es una práctica bastante común, y en principio, admitida tanto legal como convencionalmente.

En efecto, en Internet es totalmente posible y normal adquirir varias personalidades, comenzando por el nombre identificativo, según el círculo de personas en el que nos movemos en un momento dado. Esta posibilidad, como muchas otras características de la cibercultura, tiene aspectos positivos y elementos no tan favorables.

Por ejemplo, hay situaciones en las que conviene asumir una personalidad distinta, o incluso permanecer en el anonimato, al entrar en un foro de discusiones o un cuarto de conversaciones (chat) en las que no somos conocidos y preferimos pasar disimulados, al menos hasta sentir la confianza de que nos encontramos en un grupo con gustos o aficiones similares a las nuestras.

Lo anterior también se aplica en foros en los que se discuten temas más controversiales, como los relacionados a creencias religiosas, de raza, políticas, y otras similares.

Por el otro lado, el negativo, también es posible que nos engañen, con o sin intención, las personas que interactuan con nosotros por medio de Internet, al mostrar una personalidad diferente. Pueden aparentar que tienen más o menos edad, que viven de una u otra forma, o pueden hasta "cambiar" de sexo, mostrando actitudes que en efecto logren confundirnos.

Más grave aun dentro del tema de cambio de personalidad es la suplantación de identidades, la cual, cuando ocurre, normalmente no es con buenas intenciones. Desde un virus de los que se auto-envían a toda la libreta de direcciones hasta un astuto y mal intencionado "cracker", pueden hacernos creer que estamos recibiendo un mensaje de correo de alguien conocido, resultando en algo falso o, peor aun, en algo nocivo para nuestro computador.

Las leyes y los legisladores siguen debatiendo sobre el tema. Todas las personas tenemos derecho a la privacidad de nuestra información, y por ello, pudiéramos solicitar que nuestros datos reales permanezcan confidenciales, pudiendo utilizar un seudónimo. En el otro lado de la balanza se hallan los casos en que precisamente esa posibilidad de permanecer en el anonimato permita a personas mal intencionadas llevar a cabo acciones que dañen, defrauden o simplemente engañen a otros.

Rafael Antonio Ibarra Fernández
ribarra@di.uca.edu.sv